La Mandarina 7 agosto, 2016

Si te gusta saber de donde proviene lo que comes, el artículo de hoy te encantará. Hablaremos sobre la mandarina, posiblemente el cítrico más popular en estas fechas ¿Dé donde vinieron? ¿Por qué se llaman así? ¿Y las clementinas? Intentamos responder a esto hoy en Tengo1Reserva.

La mandarina es uno de los últimos cítricos que llego a Europa, a finales del siglo XIX ¿Quién la trajo? Nuestros queridos vecinos, los franceses ¿Desde dónde? Argelia, y estos a su vez las habían introducido por descubrirlas en sus colonias en Indochina. ¿Entonces se llama mandarina por el color del traje típico de los mandarines chinos? Difícilmente sea esa la respuesta, ya que en la península Indochina no hay, ni hubo “Mandarines”. Otros estudiosos de los cítricos proponen que el nombre viene de Mandara, el nombre con el que denominan los indígenas de Isla Mauricio a su isla, que es próspera en cultivos naturales de mandarinos.

Si bien es cierto que hoy la mandarina no falta en prácticamente ninguna casa de España, hay que destacar que en un primer momento, su primer embajador, la naranja, fue un manjar poco apetecible, ya que la primera variedad de naranjas que desembarcaron en Europa eran amargas. No fue hasta bien entrado el siglo XVI en el que Vasco de Gama trajo desde la India la naranja dulce. Aprovechando la ocasión, le damos las gracias a Vasco de Gama, se encuentre donde se encuentre. Esta segunda naranja, si que causo verdadero furor, las “naranjas de la China”, se vendían solas en los mercados a unos precios realmente altos.

Volviendo a la mandarina, la verdadera protagonista de la navidad es la “Clementina” en este caso, si que queda bien claro el por qué de su nombre. Como ya había dicho antes, la primera parada de la mandarina fue Argelia, en este primer destino Pierre Clement, un sacerdote aficionado a los injertos y la experimentación creo lo que hoy para muchos es la fruta perfecta. Fácil de pelar, muy dulce, fresco, lleno de vitamina C y sin semillas, así nació la mandarina clementina, de madre mandarina y de padre naranja silvestre de Argelia. Dentro de las clementinas podemos encontrar 9 tipos más, clasificados por pesos, tiempos de cosecha, semillas y demás, pero no entraremos en el detalle.

Acompañando a la famosa clementina, está la Satsuma, originaria de Japón y su característica más atractiva es su aroma, sus árboles son los últimos en florecer y curiosamente, sus frutos son los primeros que se recogen. Las frutas suelen ser de color naranja rosado y naranja amarillo, sus tres variedades son la Okitsu, Owari y Clausellina, este último es el de menor calidad.

Y por hoy terminamos con el post de Tengo1Reserva, sabiendo un poco más sobre la naranja y la mandarina, una fruta esencial en otoño-invierno que además de estar realmente deliciosa, a más de uno lo vacuna contra los resfriados y gripes sin que se entere

Categories: Gastronomia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *